Río de Cruces

Eres el que sublevó al grito
y quebró lo fugaz de los instantes
Diana Poblet




Eres tú la daga silenciosa
que tajea la masa informe
/robada de mi pecho.

Eres agua de luna y besos
el salitre y la herida danzando
/ vértigo que equilibra.

Quién cosió de cruces
/la piel que ya no era mía...

Quién fluyó a borbotones
dobló el brazo a la rutina.

El que tornó eterno el instante
el que supo a mar, a canela, a fuego.

El agridulce amante.

3 comentarios:

Stefania dijo...

Liliana
Este poema Rio de Cruces me hizo pensar en la cantidad de alegrías, postergaciones, y demás sensaciones que tenemos y sentimos al escribir, muy bien !! felicitaciones una vez mas. Muy
bueno todo.
S.Stefania Ceruti

Juan Carrizo dijo...

Personalmente creo que el amor tiene que ser asi "agridulce" justamente para no caer en la rutina (por supuesto sin pasarse a los extremos) al parecer tu poesía describe un amante con esas caracteristicas MUY BELLO POEMA

Mónica Angelino dijo...

Te encuentro aquí y otra vez el placer de leerte!

IR ARRIBAIR ARRIBA