¿Recordaré?


¿Recordaré la luz de aquel domingo

cuando la parca llegue y me abandone?

No será.

No.

No seré la fuente donde el agua bebes

a bocajarra mientras el calendario pasa

como arena entre los dedos.

Patrañas.

Tus manos de betún friegan pisos

de recuerdos sin ajorcas de oro

y el estropajo de la memoria hace lo suyo.

Tal vez.

Mentiras.

El domingo llegará como cualquiera

desnudo de misterios, de sorpresas

voraz insaciable de amarguras,

y tu aliento dará forma y vida

a su hambruna.

Un domingo como éste

me querías ¿yo te amaba?

¿O éramos dos solitarios

uniendo orfandad de compañías?

No digas.

Te quiero

que no sirve hoy día.

Te propongo.

una jugada de tahúr arrepentido,

cuatro ases en la manga sin sorpresa

un as escondido en un ropero vacío.

Una botella sin etiqueta , tal vez vencida.

Dos copas en un brindis

sin principio

ni final.

Un domingo. Nada más.

2 comentarios:

Malky dijo...

TRIPLE WOW!

EMMuñoz dijo...

¿Como te da tiempo a tanto ? no entiendo nada...

Besitos, Li.

Emilio.

IR ARRIBAIR ARRIBA