A Ingrid


Le brotaba el dolor por los poros
toda ella era una llaga viva
seis eternos años habían apresado sus sueños
y carcomido su existencia.

Negros cabellos convertidos en mortaja
coronaban los despojos de la mujer que había sido,
Huracán convertido en brisa,
orgullo femenino reducido a la mínima expresión
de supervivencia,
liderazgo sometido a la humillación
de quién todo ruega
para continuar un día más...

Las cadenas de la selva
lastimaban mucho más su alma
que su carne,
en tanto su suerte se jugaba
en escritorios de burocrático ritual
a la espera de la conquista feudal
que la liberase-encarcelase
de los fantasmas propios y ajenos.



14 comentarios:

Kellypocharaquel dijo...

Muy fuerte y significativo poema .
Por un mundo de Paz y sin violencia.
Magnifica actuaización !!!
Abrazos y besos
Raquel

Mario Aguilar dijo...

Lili, haz hecho un poema a un emblema! No has desentonado!
"Negros cabellos convertidos en mortaja de la Libertad...!"
Mario Aguilar

SANTOAMOR dijo...

Lili:
vine a visitar tu bebe, una exponencia magnifica el poema a ingrid bentancur.
mis felicitaciones, muchas gracias por invitarme a leer tremendo poema lleno de compromiso con lo social y democratico.

abrazos.


SANTOAMOR

caselo dijo...

Desde Colombia leo este poema que expresa el dolor que Ingrid ha gritado en su cautiverio. Es un grito que, aunque no creas, en nuestro país no es escuchado. La indiferencia es la verdadera causa de nuestros males. Gracias de verdad, un abrazo,

Carlos Eduardo

EMMuñoz dijo...

¡ Malditos de la tierra...!, ¿¿ hasta cuando ??.

Con mi llanto.

Emilio.

STELLA MARIS TABORO dijo...

Lindo versos acunados por una música que envuelvan mis oídos.
un abrazo

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

ufff!, cuantos blogs, cuanto por decir, voy a terminar de leer, lo que lei me gusto mucho...

martin dijo...

muy significativo. Me pone ALGO TRISTE, Y ME LLENO DE BRONCA.
Gracias por dejarme entrar en tu mundo.

martin dijo...

muy significativo. Me pone ALGO TRISTE, Y ME LLENO DE BRONCA.
Gracias por dejarme entrar en tu mundo.

liliana varela dijo...

Gracias a todos los que han estado por aquí... son maravillosos!!
Liliana

Patricia dijo...

Querida Liliana Varela:
Aquí dejo mi pequeño aporte para liberar a Ingrid de sus cadenas.
Gracias por tu hermoso poema

CARTA A INGRID BETANCOURT

Querida Ingrid
Me he lavado tantas veces las manos, tantas que ya no tengo recuerdo pero si quiero que sepas que estas ultimas veces, las he lavado con rabia con un sentimiento de culpa.
En el día de la mujer pensé durante todo el día en esa esencia de mujer perdida en una selva miserable que te tiene prisionera contra tu voluntad; fue por esa razón, pero también fue porque pensé muchas noches antes de dormirme el porque a veces me iba a la cama, con tu rostro en mi memoria. Venias a mi como una aparición. Ese rostro que no conozco muy bien, con esa vida tuya que vino a veces en una noticia, en una revolución lejana que no entiendo. Me nació este deseo ferviente de escribirte, debía hacerlo y me encuentro escuchando esa voz que me habla y me dice ya es hora haz algo. ¿No eres mujer acaso? ¿Qué haces? Luego se contesta a si misma. Nada.
Querida Ingrid a veces me voy junto a ti, y solo puedo percibir esa extraña sensación de sacarte de ahí y ponerme en tu lugar. No me encuentro en capacidad para soportar tanta desidia, tanta maldad y tanto trato inhumano hacia otro ser humano. Ya no estaría en este mundo.
Luego me doy ánimos y me digo ella es la fuente, es un ser especial y tan ricamente inundado de fortaleza que debe salir de ahí con su vida mas fortalecida que nunca y es ahí que tu eres una amiga muy especial, una hermana, una esposa, madre, y me das fuerza y deseos de seguir existiendo y encontrar que tanto dolor padecido tiene que tener una razón justificada.
Otras tantas voy a tu lado y te abrazo y te doy las energía que he acumulado durante la noche y la arrebozo alrededor tuyo y es la única manera que tengo para abrazar una hermana en esencia como la mía y dejo todas mis energías depositadas en tu persona para aunar energía positiva y poner algo de esa fuerza en las tuyas y puedas salir libre de nuevo a la vida. Mi pensamiento vuela hacia la selva indómita y te acompaña y me despierto tan sobresaltada que tengo que rezar.
Es por eso que quiero enviar esta carta al viento y que se vaya donde tu alma habite y te acompañe donde quieras estés y lo poco y nada de mis palabras puedan lograr es hacer eco y muchas otras mujeres saquen ese repudio contra la maldad sin sentido y escriban, te escriban y nuestras palabras sea el rezo solidario que se una como un manto invisible y tan poderoso que rompa cadenas y te tengamos nuevamente donde debes estar con el amor de tu familia y guarecida de la maldad.
Querida Ingrid, hoy me he lavado las manos pero me quedo tranquila, hice algo. Mis palabras son amigables, y llevan mi sentir mas profundo.
En este momento quiero gritar a los cuatro vientos
“Dejen a mi hermana del alma ir libre”

Copyright © Patricia M. Araya
http://patpoemas.blogspot.com/

silvia dijo...

Decia el poeta español Gabriel Celaya " la poesía es un arma cargada de futuro", y tu poema es un granito más por la libertad de Ingrid.Un abrazo,

Silvia Loustau

www.silvialoustau.blogspot.com

liliana varela dijo...

Patricia:
tu carta dice muchísimo más de lo que parece; ojalá todas pudiesemos hacer la fuerza necesaria para que este ejemplo de mujer quede libre al fin (al menos materialmente) de esas cadenas que le atan el alma.
Un beso grande.
Liliana

liliana varela dijo...

Silvia:
qué bien me han hecho esas palabras; confiemos en que todas las palabras sean un aporte inmenso.
Un beso grande.
liliana

IR ARRIBAIR ARRIBA