La Sombra

“La altura de la sombra”
Fernando Pessoa





Crecida, sobrepasó la frontera de mis sueños,
extendió sus garras aligerando el peso
que la gravedad de mis días cargaba
/a sus espaldas.

Aumento límites y dominios,
poseyó terrenos que mis ojos no alcanzaban
/ ni mi mente podía imaginar.

Lavó su culpa en bautismo de ignorancia,
vistió de harapos la frente
renegando de su origen
/y función.

Como tsunami desbordó mis orillas
en la lejanía de su fuerza
/ y su conquista.

Marchó sobre mis pasos,
fui menos , mucho menos
/que mi propia sombra.

14 comentarios:

Elisabet Cincotta dijo...

Un poema que desde el epígrafe se vislumbra magnífico y lo señala así el cierre.
Excelente
besos
Elisabet

La_Sonyadora dijo...

Gracias por enviarme la dirección. Hermoso poema.

Erika

Juan Ricardo Sagardía dijo...

Liliana:
no se si me enviaste esta dirección a mi mail, pero hoy entrando a ver a SANTOAMOR por google encontré que tienes esta casa y con muy buenas producciones.
Estuve paseando por ellas.
me alegro haber encontrado esta pág.
belleza total.
mi abrazo a la distancia.

SANTOAMOR

Celeste dijo...

Liliana,

No sabía dónde hacerte llegar mi nota de agradecimiento por tu apoyo en el caso del plagio a mi texto "Declaración". Así que me permito dejártela aquí, que además me parece un lugar maravilloso por cuanto he podido ver, junto a un gran abrazo.

Quiero agradecer infinitamente el apoyo que todos me brindaron respecto a mi caso de plagio. Sería inútil tratar de poner en palabras lo que siento ahora, pero al menos intentaré dejarles, en pago, mi corazón en estas líneas.

Las inmensas demostraciones de cariño, de solidaridad, de admiración que recibí hacen que lo que hay dentro de mí se vuelque hacia todos ustedes con la magnitud inconmensurable de un corazón que sintió resquebrajarse y perder la fe en los demás y que ha sido rescatado precisamente por aquello que había puesto en duda.

Ustedes me apoyaron, me defendieron y me cuidaron, se unieron todos en mi causa y esas acciones lograron su objetivo. Eso me alienta. Me da una esperanza y me impulsa a librar la misma lucha. Sola, no hubiera podido, yo era simplemente David frente a Goliat, mas el apoyo de ustedes significó la gracia, la virtud, la inteligencia, la razón, la justicia y la protección divina que hizo que el pequeño, venciera al gigante, al menos en una batalla.

Les dejo un profundo abrazo y les reitero mi cariño, mi admiración y mis respetos, además de agradecerles por esta lección a todos.

Como siempre...

Beso celeste.

STELLA MARIS TABORO dijo...

bellísimo tu poema
Un abrazo

liliana varela dijo...

Elisa: tus palabras siempre engalanandolo todo; gracias amiga.
Liliana

liliana varela dijo...

Gracias Erika por tus palabras.
Un beso grande.
Liliana

liliana varela dijo...

Gracias Juan;este es mi rinconcito de letras con el que me evado del andar cotidiano.
Besos
Liliana

liliana varela dijo...

De nada Celeste; debemos apoyarnos en casos como estos.
besos
Liliana

liliana varela dijo...

Gracias Stella Maris, eres un sol.
besos
Liliana

Alicia María Abatilli dijo...

Te leo con más fuerza. Con una energía inédita Lili. Estamos de cambios sutiles o venimos de tsunamis?.
Un abrazo.
Alicia

julia del prado morales dijo...

Leyèndote con afecto, Lily. Situaciòn que sobrepasa los lìmites, tan bien llevada en tus versos.

Te he agregado como Link/enlace en http://Juliesusfotosyescritos.blogspot.com

liliana varela dijo...

Hola Alicia!!
quizás ambas cosas ¿o no? jaja gracias amiga,.
Besos
Liliana

liliana varela dijo...

Hola Julia: gracias dobles, por el agregado y por lo dicho. He de actualizar estos días mis links .
besoss grandes
Liliana

IR ARRIBAIR ARRIBA